Científicos diseñan un nuevo material de construcción, resistente, aislante y biodegradable.

Hecho completamente de fibras de madera procesada, este material descrito como ‘Nanowood’ en la revista Science Advances, podría ser utilizado para la construcción de edificios con mayor eficiencia energética.

Liangbing Hu, el científico precursor

La preocupación por encontrar soluciones más baratas y solidarias con el Medio Ambiente a la hora de regular las temperaturas de los edificios condujo a los científicos hasta la nanocelulosa, cuyas propiedades nanométricas (relación resistencia / peso) es ocho veces mayor que la del acero.
El secreto de los poderes aislantes de la nanomadera radica en su estructura anisotrópica: Sus fibras se agrupan en paralelo, por lo que el calor puede desplazarse hacia arriba y hacia abajo por las fibras con facilidad, pero le resulta mucho más difícil atravesarlas, particularmente debido a los espacios de aire existentes después de que Hu y su equipo eliminaran todo el relleno leñoso (lignina y hemicelulosa).

Mejor que el Styrofoam

Además de eso, esta nanomadera es liviana y podría soportar presiones de 13 megapascales, mucho más de lo que soportan otros materiales aislantes comercializados.
«A nuestro saber y entender, la fortaleza de nuestro ‘nanowood’ representa el valor más alto entre los materiales súper aislantes disponibles», escribieron los autores del estudio.
El coste de producción de su materia prima es relativamente económico y muy fácil de encontrar: La clave para su sostenibilidad sería cultivar árboles de crecimiento rápido, apuntó Hu.
Un material biodegradable tan fuerte, liviano, flexible y térmicamente aislante podría tener una gran cantidad de usos futuros: Centrales eléctricas, Fábricas de productos químicos, Rascacielos, Automóviles e incluso proteger los componentes electrónicos sensibles al calor, ya sea en la Tierra o en el espacio.

FUENTE: Europapress